Introducción

Proyecto

Obra

Nosotros

Contacto

Sin ítaca

EL DIPLOMÁTICO

“Dicen que antes de que todo esto sucediera, ellos los ciento treinta y tres desplazados de Santa María del Sur en el estado de Guerrero, vivían en una pequeña comunidad de cuatro mil hectáreas con tierra muy fértil cercana a un río medianamente caudaloso.  Dicen que todas sus casas eran de cemento y que tenían los corrales llenos de ganado. Los habitantes de este pueblo se enorgullecían de no conocer la oficina del gobernador porque todo sus problemas los resolvían ellos mismos, en comunidad.

Dicen que hace unos 5 ó 6 años, un grupo de hombres armados apareció por el lugar. Al principio fueron pocos, luego llegaron más y después fueron muchos. Dicen que  nadie decía nada porque nadie se metía con nadie…”

RAMIRO

“Dicen que antes de que todo esto sucediera, ellos los ciento treinta y tres desplazados de Santa María del Sur en el estado de Guerrero, vivían en una pequeña comunidad de cuatro mil hectáreas con tierra muy fértil cercana a un río medianamente caudaloso.  Dicen que todas sus casas eran de cemento y que tenían los corrales llenos de ganado. Los habitantes de este pueblo se enorgullecían de no conocer la oficina del gobernador porque todo sus problemas los resolvían ellos mismos, en comunidad.

Dicen que hace unos 5 ó 6 años, un grupo de hombres armados apareció por el lugar. Al principio fueron pocos, luego llegaron más y después fueron muchos. Dicen que  nadie decía nada porque nadie se metía con nadie…”

EL DERECHO A LA IDENTIDAD

“…Oficialmente, son vidas que no suceden. Casi todos los niños y adultos invisibles son marginados de algún lugar, condenados a la pobreza porque sin la prueba de ciudadanía que otorga el acta de nacimiento no pueden trabajar en el sector formal… Además, esta condición de invisibles a los ojos de la sociedad deja a millones de mexicanos aún más vulnerables a las redes criminales, adopciones ilegales, y otras formas de explotación y el reclutamiento para el crimen organizado por la ventaja que ofrece su non-status.

Basta con ver la población de países como Honduras, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua o Panamá para entender que es la misma cantidad de personas en México que viven sin identidad, y que por lo tanto hay un país de invisibles dentro de México…”